Archivo de la categoría: WTF

Google dice que soy malo…

susto

Algunos os habréis encontrado al acceder a este blog, o a mi web, un mensaje de Google advirtiendo de lo peligroso que puede resultar entrar.
Pues bien, ni software malicioso, ni pollas. Google quiere ser tan “eficiente” que, ante la duda, primero dispara y luego pregunta.

Os pego el mail que he recibido de mi servicio de hosting.

mail

amen

Pues nada, disculpas por el susto. No os he contagiado ladillas digitales 😉

Simyo: dame tu dinero y cállate la boca

Una de las pocas cosas que he tenido claras en la vida es que cuando alguien repite hasta la categoría de mantra “soy el más guay, el más enrrollao y el más mejor” más vale mandarlo a la puta mierda y darse el piro.
Hoy he leído algo en este blog (información útil y risas aseguradas) y me he animado ha escribir sobre los mismos inútiles:

Simyo, el operador virtual de telefonía móvil, es experto en el autobombo, en echarse flores y asegurar en sus campañas que “no tienen clientes descontentos”.

Debería haber hecho lo que dije antes pero, como el resto de operadoras no pintaban mejor, les compré mi primer móvil. Debo decir, antes de continuar, que en parte tienen razón: son baratos y el servicio es correcto, que ya es mucho.

Al grano: otra cosa es el departamento de promociones, o como le llamen. Da la impresión de que aquello es la cueva de Alí Babá y tienen trabajando a una panda de trileros a la espera de atrapar a un incauto.
Anuncian que si recomiendas a un amigo y contrata un servicio, tu amigo y tú recibiréis 5€ en saldo para llamadas. Pues bien, siguiendo las indicaciones de la web de Simyo, envío la invitación a una persona de mi ámbito familiar. Recibe un email de Simyo donde aparece un enlace que debe pinchar para seguir el trámite. Pincha el enlace y le lleva a una página donde se inicia la contratación de servicio (portabilidad, número nuevo, etc). Elige la portabilidad, introduce sus datos, paga y asunto resuelto (yo mismo vi todo el proceso, se hizo en mi casa). Pues bien, ya va para cuatro meses que esta persona hizo la portabilidad y ni ella ni yo hemos recibido los 5€ de la promoción.
Después vino el tortuoso camino de siempre: llamé a la compañía, expliqué el caso y no me hacen ni puto caso. Volví a llamar para hablar con alguien más razonable, aparentemente tuve suerte: me dijo que “si la compañía hace una promoción debe cumplirse”. Que además tenían constancia de que la persona recomendada había contratado el servicio y que puesto que ellos  (Simyo) ya habían ganado un cliente no nos iban a negar lo que anunciaba la promoción. Me dio un número de incidencia y me dijo que llamase en dos días. Yo me lo creí y llamé. Me dijo que había sido imposible, que le dijeron que no había número promocional en el alta y no nos aplicaban la promoción. Llamé al servicio de facturación y allí me atendió una señora que me hizo sentir como si fuera un siervo al que se le había concedido la gracia de exponer su pequeño problema. Nada que hacer: sin número promocional no hay euros. Nadie supo explicarme por qué no teníamos el puto número ni en qué momento del proceso debería haber aparecido. Mandé un fax al departamento de atención al cliente. Les expliqué que en ningún momento del proceso de contratación apareció el número promocional. Yo mismo revisé el proceso (nada complicado por otra parte). La única cosa que se me ocurría es un error en el sistema de gestión de altas o tal vez una incompatibilidad con Mac os x y Safari (sistema y navegador que usamos en casa) y el sistema de Simyo. Nadie contestó.
Se me ocurrió escribir una breve nota en el Blog de Simyo y duró publicada un suspiro. Mandé un segundo comentario que no fue publicado. Pregunté al moderador cual era el motivo de que no aceptasen mis comentarios (redactados correctamente, sin tacos, no como éste). Ninguna respuesta. En Simyo son muy guays pero ponen bozal a sus currantes.

En fin, que toda esta pérdida de tiempo en llamadas no es ya por los 5€ de mierda, que se los pueden meter en el culo haciendo el pino, lo que jode es que ¿que servicio se puede esperar de una compañía que te mangonea de esta manera?

Para reclamar ante el Ministerio de Industraia y poner derechos a toda esta gentuza podéis pinchar aquí.

El Borbón se pone farruco.

Copio y pego de La República:
“El rey de España por primera vez dijo algo espontáneo que previamente no había sido escrito por ningún asesor, ni Casa Real, ni miembro del gobierno. Los españoles pudimos ver su capacidad analítica, nivel intelectual, conocimiento geopolítico, dotes diplomáticas y respeto a un gobierno legítimo en su expresión “¿Por qué no te callas?” Numerosos medios y analistas comentan que el rey perdió los nervios, estoy convencido de que no los perdió, simplemente, por única vez, ha hablado por su propia boca y no repitiendo lo previamente indicado por nadie. Ya sabemos por tanto lo que puede dar de sí el Borbón cuando se le deja solo. Algunos nos pareció estar oyendo en ese “¿Por qué no te callas?” el “Se sienten coño” de otro militar español.”

De imprescindible lectura el artículo entero.

Monarquía y tebeos

Poco se habla en la TV de cómics pero, mira tú por dónde, hoy han hablado de El Jueves en las noticias… El juez Del Olmo ha secuestrado la revista por un delito contra la Corona.

Cuando se votó la Constitución Española yo era un mocoso sin voz ni voto. En el paquete constitucional iba de “regalo” toda una familia (Real, eso sí) a la que tendríamos que mantener de por vida (incluyendo a toda la descendencia que vayan trayendo). No estaría mal un debate y actualización de la Constitución, acompañado de un nuevo referéndum, para que todas las generaciones que no tomamos parte en aquella ocasión nos sintamos representados.

jueves.jpg

Para foráneos, cortesía de Tirafrutas:
En italiano: “sarebbe la cosa piu’ vicina a un lavoro che abbia mai fatto nella mia vita”

En inglés: “Do you realize if you get pregnant this’ll be the closest to real work I’ve ever done?”

En francés: “Imagine que tu tombes enceinte, ce serait la première fois de ma vie que j’aurais bûché…”

En alemán: “Ist dir das klar: wenn du schwanger wirst, habe ich zum ersten Mal in meinem Leben etwas getan, was ganz nah an wirkliche Arbeit herankommt”

En ruso: “Ты понимаешь, а если ты забеременеешь? Я, кажется, еще никогда не ощущал так остро, что значит работать и зарабатывать”

En noruego: “Tenk om vi får et barn. Det ville vært det første virkelige arbeidet jeg har gjort i mitt liv”